Auditorías, una herramienta fundamental para garantizar la transparencia y la fiabilidad de una empresa

Si estás buscando auténticos profesionales en Auditoría de cuentas anuales, quédate con nosotros, en el artículo de hoy te hablaremos de Legalnet, una empresa de auditoría  especializada en el área legal y de cumplimiento normativo que ofrece servicios para ayudar a las empresas a cumplir con las leyes y regulaciones aplicables a su industria.

Entre los servicios que facilitan, se incluyen la auditoría de cumplimiento normativo, la evaluación y gestión de riesgos, la revisión de contratos y  acuerdos legales, la asesoría en materia de protección de datos personales y las auditorias de cuentas anuales, financieras y obligatorias.

¿Quién está obligado a hacer una auditoría?

La obligación de hacer una auditoría depende del tipo de entidad y de las leyes y regulaciones de cada país. Las empresas que están  obligadas a realizar una auditoría de cuentas anuales en España varían en función de su tamaño, su estructura y su actividad económica. Según la Ley de Auditoría de Cuentas (LAC), las empresas que cumplen al menos dos de los tres siguientes requisitos durante dos años consecutivos deben realizar una auditoría obligatoria:

  1. Que el total de las partidas del activo sea superior a 2.850.000 euros.
  2. Que el importe neto de su cifra anual de negocios sea superior a 5.700.000 euros.
  3. Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio sea superior a 50.

Aparte, existen otras circunstancias en las que una empresa puede estar obligada a realizar una auditoría, como por ejemplo si sus estatutos así lo establecen, si lo solicita un tercer interesado o si se trata de una entidad de interés público.

Resulta indispensable tener en cuenta que la auditoría es una herramienta clave para garantizar la transparencia y la fiabilidad de las cuentas de una empresa y, en algunos casos, puede ser una obligación legal.

¿Qué son las auditorías de cuentas anuales?

Las auditorías de cuentas anuales son un proceso detallado de revisión y análisis de los estados financieros de una empresa realizado por un auditor independiente. Su objetivo principal es garantizar la precisión y la transparencia de la información financiera de una empresa, así como asegurar el cumplimiento de las normas y regulaciones contables y fiscales aplicables. Además, las auditorías pueden ayudar a identificar áreas de mejora y a detectar posibles fraudes o  irregularidades

¿Es lo mismo una auditoria de cuentas anuales que financiera?

Aunque a menudo existe cierta superposición entre los dos conceptos utilizándose el término «auditoría de cuentas anuales» de manera intercambiable con el término «Auditoría financiera para empresas«, en realidad son dos conceptos distintos, puesto que la auditoría financiera se enfoca principalmente en la precisión de la información financiera, mientras que la auditoría de cuentas anuales se enfoca en el cumplimiento de la normativa contable y fiscal.

Es decir, mientras la auditoría financiera presenta un examen detallado y sistemático de los estados financieros de una empresa para determinar si están libres de errores y reflejan adecuadamente la situación financiera de la empresa, por otro lado, la auditoría de cuentas anuales es un proceso legal que se realiza para verificar si las cuentas anuales de una empresa cumplen con  las normas contables y fiscales aplicables.

En cuanto a las auditorías obligatorias

Si bien es cierto que en algunos casos las auditorías de cuentas anuales pueden ser obligatorias, no es menos cierto que existen otros tipos de auditorías que también pueden ser obligatorias y que tienen objetivos diferentes.

En  España, la Ley de Auditoría de Cuentas establece que las sociedades anónimas, las sociedades de responsabilidad limitada, las cooperativas y otras entidades deben realizar una auditoría obligatoria de sus cuentas anuales si cumplen ciertos criterios de tamaño y facturación. Además, también existen otras leyes y regulaciones sectoriales que requieren  auditorías obligatorias para ciertos tipos de empresas, como las entidades financieras o las empresas de seguros.

Cabe destacar que esta clase de auditorías son importantes porque ayudan a garantizar la transparencia y la fiabilidad de la información financiera presentada por las empresas. También proporcionan una mayor confianza a los inversores, los accionistas y otros interesados en la empresa.

Igualmente señalable es que la realización de una auditoría obligatoria no significa que haya algún problema o irregularidad en las cuentas de la empresa. Simplemente se trata de una medida preventiva y de control para garantizar la fiabilidad de la información financiera presentada.

¿Qué ocurre si no se realiza una auditoría?

La realización de una auditoría es una obligación legal en muchos países y no efectuarla puede tener graves consecuencias legales y financieras para una empresa. Por lo tanto, es importante cumplir con la obligación legal de realizar una auditoría y asegurarse  de que se lleva a cabo adecuadamente por un equipo de expertos profesionales como los que encontrarás en Legalnet. A continuación, te mostramos algunos de los resultados que pueden suceder en caso de no realizar una auditoría.

  1. Sanciones legales. En algunos países, no cumplir con la obligación de realizar una auditoría puede resultar en sanciones legales, multas y, en casos extremos, prisión.
  2. Pérdida de confianza. La falta de una auditoría puede hacer que los inversores y otros interesados pierdan la confianza en la empresa, afectando negativamente a la reputación y la capacidad de la empresa para obtener financiamiento.
  3. Pérdida de oportunidades de negocio. Si una empresa no puede proporcionar información financiera auditada, es posible que no se le permita participar en licitaciones o en otras oportunidades de negocio.
  4. 4. Pérdida de control. Los propietarios de una empresa pueden perder el  control sobre sus negocios, especialmente si se trata de una empresa con varios accionistas.

Concluyendo, las auditorías son una herramienta fundamental para garantizar la transparencia y la fiabilidad de la información financiera que se presenta a los distintos grupos de interés.