Bajo los arcos de la calle López Dóriga, uno de los edificios más singulares de Santander, de principios del siglo XIX, los fogones de este mesón familiar, fundado por Camilo Riancho en 1968, llevan nada menos que 52 años funcionando como embajadores
Ir a la fuente
Author: portada