Desde que tenía ocho años, Oswaldo Sánchez ya miraba con curiosidad hacia los fogones, observando a sus padres cocinar. Diez años después, se estrenaba como ayudante, con toda la ilusión y las ganas de comerse el mundo. A lo largo de su trayectoria h
Ir a la fuente
Author: portada